Todo los que deberíais saber sobre las cerraduras RFID

Gracias a que actualmente existen diversos tipos de cerraduras electrónicas, las cerraduras RFID se están volviendo bastante famosas en el mercado. Si queréis conocer un poco más sobre ellas, para ver si se adapta a la seguridad que deseáis en vuestro hogar, te invitamos a que sigáis leyendo.

¿Qué significan las siglas RFID?

En inglés, las siglas RFID significan “Radio Frecuency Identification”, que en castellano sería “Identificación por radiofrecuencia”. La función que cumple la cerradura RFID, es identificar no solo a personas, también a objetos, sin la necesidad del contacto. Increíble, ¿cierto?

¿Cómo funciona este tipo de tecnología?

Para poder identificar a la persona o al objeto autorizado, el lector lanza una petición a través de la radiofrecuencia, al chip que se encuentra dentro del RFID. Para que luego, el mismo pueda mandarle una respuesta al lector, verificando que la persona o el objeto presentado, está autorizado para entrar. Es un sistema que posee un alto nivel de seguridad.

Para que el dispositivo pueda garantizar una buena seguridad, el código del mismo deberá ser único. Si deseáis obtener una buena identificación, cada uno de los dispositivos deberá poseer una antena RF. Las antenas más usadas para este tipo de sistema son: 125 kHz, 13.56 MHz, 1000MHz y 2.45GHz.

Las antenas de 125 kHz eran las más comunes antiguamente, sin embargo, en la actualidad las más utilizadas son las de 13.56 MHz. Esto se debe a que las últimas antenas nombradas, son las más modernas en cuanto al tema de la seguridad. Y esto lo podéis observar en su funcionamiento, que no solo permite un alto nivel de protección, también permite almacenar una gran cantidad de información que puede ser transferida a otras tarjetas.

¿Qué son las etiquetas en RFID?

Las etiquetas, también llamadas tags, son aquellas que poseen el chip y la antena, que cumplen la finalidad de identificar al objeto o a la persona a través del lector. Para lograr cumplir el objetivo, el chip posee un ID único, que lo convierte en un excelente sistema de seguridad. Gracias al código único, ninguna persona podría reemplazar la tarjeta de identificación que garantiza vuestra protección.

Tipos de etiquetas

Las etiquetas RFID pasivas, son aquellas que no necesitan alimentación interna. Esto se debe a que la energía de este tipo de etiquetas, es recibida a través de la antena del lector. Cuando el chip entra en contacto con el campo de radiofrecuencia del lector, la antena se conecta con el lector para realizar la identificación eficaz.

Las etiquetas RFID activas, son aquellas que poseen una batería interna que les provee la energía necesaria. La ventaja de este tipo de etiquetas, es que la comunicación con el lector es más rápida, por lo tanto, no es necesario estar muy cerca del mismo para poder identificarse. Este tipo de etiquetas es mucho más utilizado y famoso que el pasivo, ya que posee más ventajas y un mayor nivel de seguridad.

Las etiquetas RFID semi-pasivas, son aquellas que poseen una alimentación de energía interna, que se conecta con el chip.

Cerraduras RFID

Las cerraduras RFID, como su nombre lo dice, son aquellas que cuentan con el sistema RFID, para permitir el acceso de cosas o personas. La identificación por radiofrecuencia permite que la puerta que posea la cerradura RFID, se abra únicamente para aquellas personas u objetos que posean la autorización.

Las cerraduras RFID que poseen etiquetas pasivas, son utilizadas en edificios como los hoteles. Estas cerraduras son instaladas con la finalidad de garantizar la mayor seguridad posible, de forma moderna, sin tener que usar molestas llaves para abrir las puertas.

Ahora bien, las cerraduras RFID que utilizan etiquetas activas, son utilizadas más que todo para las entradas de parkings. Gracias al sistema moderno RFID, la puerta podrá abrir de forma segura y rápida, únicamente a aquellos vehículos que posean la autorización.

Beneficios de las cerraduras RFID

Gracias al sistema moderno que poseen las cerraduras RFID, la seguridad que os brinda es de alto rango. Pero, además, son cerraduras cómodas y fáciles de usar, ya que para poder acceder solo necesitaréis el código de autorización, sin necesidad de tener molestas llaves.

Aunque los cerrajeros 24 horas Alcala de Henares os recomendamos que este tipo de cerraduras sean instaladas por un cerrajero profesional, también tenéis la opción de instalarla por vuestra cuenta. Esto se debe a que son muy fáciles de instalar, ya que para ellos sólo necesitáis los conocimientos básicos de cerrajería.

A pesar de que poseen una tecnología avanzada, las cerraduras RFID no necesita ningún tipo de instalación eléctrica. Además, si lo deseáis, este tipo de cerraduras pueden colocarse en cualquier cerradura tradicional para aumentar aún más la seguridad de vuestro hogar.

Otro gran beneficio que poseen las cerraduras RFID es que con tan solo una tarjeta podréis acceder a diversas habitaciones. Lo único que necesitaréis para lograr esto, es permitir el acceso a cada una de las cerraduras que deseéis. En definitiva, es mucho mejor que llevar diversas llaves incómodas ¿no lo creéis?

Para finalizar, debéis saber que las baterías de este tipo de cerraduras son de larga duración. Se estima que pueden durar hasta 3 años aproximadamente.

En definitiva, si deseáis aumentar vuestra seguridad de forma rápida y moderna, las cerraduras RFID son lo vuestro. Podréis tener una buena protección en vuestro hogar u negocio, y un acceso cómodo que no necesitará incómodas y numerosas llaves.